martes, 16 de octubre de 2012

KEPLER
Kepler nació el 27 de diciembre de 1571, en Weil der Stadt, en Württemberg, y estudió teología y clásicas en la Universidad de Tübingen. Allí le influenció un profesor de matemáticas, Michael Maestlin, partidario de la teoría heliocéntrica del movimiento planetario desarrollada en principio por el astrónomo polaco Nicolás Copérnico. Kepler aceptó inmediatamente la teoría copernicana al creer que la simplicidad de su ordenamiento planetario tenía que haber sido el plan de Dios. En 1594, cuando Kepler dejó Tübingen y marchó a Graz (Austria), elaboró una hipótesis geométrica compleja para explicar las distancias entre las órbitas planetarias -órbitas que se consideraban circulares erróneamente. (Posteriormente, Kepler dedujo que las órbitas de los planetas son elípticas; sin embargo, estos primeros cálculos sólo coinciden en un 5% con la realidad.) Kepler planteó que el Sol ejerce una fuerza que disminuye de forma inversamente proporcional a la distancia e impulsa a los planetas alrededor de sus órbitas. Publicó sus teorías en un tratado titulado Mysterium Cosmographicum en 1596. Esta obra es importante porque presentaba la primera demostración amplia y convincente de las ventajas geométricas de la teoría copernicana.
Kepler fue profesor de astronomía y matemáticas en la Universidad de Graz desde 1594 hasta 1600, cuando se convirtió en ayudante del astrónomo danés Tycho Brahe en su observatorio de Praga. A la muerte de Brahe en 1601, Kepler asumió su cargo como matemático imperial y astrónomo de la corte del emperador Rodolfo II. Una de sus obras más importantes durante este periodo fue Astronomía nova (1609), la gran culminación de sus cuidadosos esfuerzos para calcular la órbita de Marte. Este tratado contiene la exposición de dos de las llamadas leyes de Kepler sobre el movimiento planetario. Según la primera ley, los planetas giran en órbitas elípticas con el Sol en un foco. La segunda, o regla del área, afirma que una línea imaginaria desde el Sol a un planeta recorre áreas iguales de una elipse durante intervalos iguales de tiempo. En otras palabras, un planeta girará con mayor velocidad cuanto más cerca se encuentre del Sol.
En 1612 Kepler se hizo matemático de los estados de la Alta Austria. Mientras vivía en Linz, publicó su Harmonices mundi, Libri (1619), cuya sección final contiene otro descubrimiento sobre el movimiento planetario (tercera ley): la relación del cubo de la distancia media (o promedio) de un planeta al Sol y el cuadrado del periodo de revolución del planeta es una constante y es la misma para todos los planetas.
Hacia la misma época publicó un libro, Epitome astronomiae copernicanae (1618-1621), que reúne todos los descubrimientos de Kepler en un solo tomo. Igualmente importante fue el primer libro de texto de astronomía basado en los principios copernicanos, y durante las tres décadas siguientes tuvo una influencia capital convirtiendo a muchos astrónomos al copernicanismo kepleriano.
La última obra importante aparecida en vida de Kepler fueron las Tablas rudolfinas (1625). Basándose en los datos de Brahe, las nuevas tablas del movimiento planetario reducen los errores medios de la posición real de un planeta de 5 °a 10'. El matemático y físico inglés sir Isaac Newton se basó en las teorías y observaciones de Kepler para formular su ley de la gravitación universal.
Kepler también realizó aportaciones en el campo de la óptica y desarrolló un sistema infinitesimal en matemáticas, que fue un antecesor del cálculo.
Murió el 15 de noviembre de 1630 en Regensburg.


COPÉRNICO

Nació el 19 de febrero de 1473 en la ciudad de Thorn (en la actualidad Toru), PrusiaPolonia, en una familia de comerciantes y funcionarios. Su tío fue el obispo Ukasz Watzenrode, que se preocupó por que su sobrino entrara en las mejores universidades. 

Cursó estudios en la Universidad de Cracovia, posteriormente viajó a Italia para estudiar Derecho yMedicina. En enero de 1497 comienza sus estudios en Derecho Canónico en la Universidad de Bolonia, se doctoró en Astronomía en Roma. También estudió Medicina en Padua. Sin haber finalizado Medicina, se licenció en Derecho Canónico en la Universidad de Ferrara en 1503. 

Residió en el palacio episcopal de su tío en Lidzbark Warminski de 1503 a 1510 trabajando en la administración de la diócesis. Publicó su primer libro, una traducción del latín de cartas de ética de un autor bizantino del siglo VII, Teofilatos de Simocata. De 1507 a 1515 escribió un tratado de astronomía, De hypothesibus motuum coelestium a se constitutis commentariolus (conocido como el Commentariolus), la obra sentó las bases de su concepción heliocéntrica

Viaja a Frauenburg, en 1512, y toma parte en la comisión del quinto Concilio Laterano para la reforma del calendario (1515); escribió un tratado sobre el dinero (1517) y escribe De revolutionibus orbium caelestium (Sobre las revoluciones de los cuerpos celestes), que culminó en 1530 y fue publicado el 24 de mayo de 1543. 

La teoría de Copérnico establecía que la Tierra giraba sobre sí misma una vez al día, y que una vez al año daba una vuelta completa alrededor del Sol. Además afirmaba que la Tierra, en su movimiento rotatorio, se inclinaba sobre su eje. Una de sus aportaciones fue el nuevo orden de alineación de los planetas según sus periodos de rotación. Notó que cuanto mayor era el radio de la órbita de un planeta, más tiempo tardaba en dar una vuelta completa alrededor del Sol. Fue objeto de numerosas críticas, en especial de la Iglesia, por negar que la Tierra fuera el centro del Universo. Galileo y el astrónomo alemánJohannes Kepler fueron sus seguidores.

Nicolás Copérnico falleció el 24 de Mayo de 1543 en Frombork, Polonia.

BRUNO

Giordano Bruno fue un pensador del Renacimiento. Nació en Tola en 1548, dos años después de la muerte de Lutero- en Nola, cerca de Nápoles y murió quemado en la plaza de las Flores, Roma, en 1600. Con su pensamiento estaba adelantado a su época, planteando ideas revolucionarias que irritaron a las autoridades eclesiásticas, pero que nacían de una búsqueda profunda de la verdad y el conocimiento.
Bruno era un cosmólogo, filosofo y teólogo del renacimiento, él planteó que frente al orden finito existía un orden infinito en el universo. Por eso se le llamo el “padre del universo moderno”. Bruno plantea que el universo es infinito, incluso que no existe solo un universo sino que existen múltiples universos, adelantándose a su época por más 500 años. Estos pensamientos, entre otros, le trajeron a Bruno serias consecuencias ya que refutaba lo que la iglesia católica de entonces sostenía, que el universo era finito y que la tierra era el centro del universo, misma razón por la cual ya habían quemado en la hoguera a Copernico.
Y era particularmente peligroso este pensamiento de Bruno para la iglesia ya que contradecía el orden establecido por Dios en el mundo, según esta. Si la tierra era el centro del universo entonces Roma era el centro del mundo donde se encontraba el centro de la cristiandad. Este era el orden y la voluntad divina según la iglesia. Pero Bruno se atrevió a contradecir esto y por ello fue asesinado por las autoridades político-religiosas quemándolo en la hoguera en la Plaza de las Flores en Roma en 1600 e.c.


GALILEO GALILEI

Las invenciones de Galileo eran una maravilla científica en su tiempo y han sido desde entonces increíblemente importantes para el estudio del cosmos y de la astronomía. Galileo Galilei nació en 1564 en Pisa, Italia (donde la torre se inclina) y fue educado en uno de los principales monasterios de la ciudad. Pronto en su vida quiso unirse al Orden de la Iglesia; sin embargo sus padres, Vincenzo Galilei (un profesor de música) y Guilia Ammannati, tenían ambiciones diferentes para su hijo. Querían que Galileo se convirtiera en médico. Sin embargo, mientras realizaba sus estudios universitarios, Galileo se dio cuenta de su pasión por las matemáticas y se convirtió en cambio en profesor de matemáticas en las universidades de Padua y de Pisa.


Como profesor, Galileo habló en contra de conceptos tradicionales de la astronomía. Hasta ese momento de la historia, se pensaba que las teorías de Aristóteles eran las leyes fundamentales de la física. La creencia de Aristóteles de que los objetos con mayor densidad caen más rápidamente que los de menor peso fue refutada por Galileo cuando subió a lo alto de la torre inclinada de Pisa y descubrió que la razón por la que un objeto cae más rápidamente que otro depende de la fricción que cada uno encuentra al moverse por el aire: dos objetos de peso diferente realmente caen a la misma velocidad en el vacío.
Galileo también refutó la afirmación de Aristóteles de que el universo era geocéntrico, lo que significa que el Sol gira alrededor de la Tierra. En cambio, confirmó la polémica aseveración de Nicolás Copérnico de que la Tierra y todos los demás planetas realmente giran alrededor del Sol; la visión heliocéntrica. La magnífica invención de Galileo del telescopio en 1610 proporcionó el instrumento necesario para verificar la teoría de Copérnico. Su telescopio fue modelado imitando a un catalejo, que hace que objetos distantes parezcan más cercanos al ojo. El modelo de Galileo era muy superior y capaz de ampliar objetos veinte veces, en comparación con otros que sólo podían ampliar un objeto tres veces. Con su telescopio, Galileo pudo observar la Luna y hacer importantes descubrimientos y estudios astronómicos. Descubrió cuatro de las lunas de Júpiter con su telescopio y también confirmó las fases de Venus.

No hay comentarios:

Publicar un comentario